Por Beatriz G Luna

 

lateralidad

 Es mucho lo que podemos realizar desde la familia para favorecer un adecuado desarrollo neuropsicológico de nuestros hijos, que les ayude en la organización de sus cabecitas y en la adquisición de los aprendizajes. La clave es la constancia, siempre es mejor cinco minutos cada día que cuarenta minutos un día sí y cinco no.

Desarrollo lateral

 

Nuestro cuerpo está atravesado por una línea longitudinal que lo divide en dos mitades -la derecha y la izquierda- y que llega hasta el medio mismo del cerebro, estableciendo dos hemisferios diferenciados pero coordinados entre sí. Para que los aprendizajes puedan darse sin dificultades es preciso, primero, que tengamos conciencia de ambos lados del cuerpo; segundo, que uno de los hemisferios lleve las riendas del funcionamiento el cerebro y tercero, que ambos se coordinen a través de un puente llamado cuerpo calloso.

Los siguientes ejercicios favorecen una adecuada lateralización:

 

• Volteos: 

Hacer la croqueta, dando el mismo número de vueltas hacia ambos lados para tomar conciencia de los dos lados del propio
cuerpo.

 

• Saltos a derecha e izquierda:

Se coloca al niño dentro de un aro o un círculo pintado en el suelo con los pies juntos. Al escuchar palmadas, salta a la derecha; al escuchar
pitos, salta a la izquierda.

DESARROLLOMOTRIZDesarrollo de habilidades superiores de pensamiento 

 

Las funciones ejecutivas (atención, planificación, ejecución, evaluación) están en la parte más sofisticada del cerebro, es la última en madurar, por eso requieren que todas las áreas mencionadas anteriormente se encuentren en buenas condiciones. No obstante, podemos realizar ejercicios para mejorar estas funciones ejecutivas:

 

• ¿Cuál falta?:

Se colocan varios objetos y se le pide que los mire atentamente. Luego, mientras cierra los ojos, se retira uno y ha de identificar cuál falta. También se puede hacer  con lápices de diferentes colores, formas geométricas, etc.

 

• Atasco: 

Es un juego consistente en sacar un coche de un atasco producido por otros coches,  moviéndolos hasta que se consigue desbloquear al coche que tiene que salir. Se puede hacer con tablero, on-line o con otro tipo de materiales que a nosotros se nos ocurran. Favorece la atención, la resolución de problemas, la planificación y la evaluación.

 

A modo de conclusión

 

Estas son sólo algunas ideas que propician la mejora de determinados factores. En muchos casos, sin embargo, será necesario que un especialista evalúe a nuestro hijo y proponga un programa personalizado para que pueda darse una rehabilitación de todos los aspectos que requieren de mejora. Por último recordar que para que pueda llevarse a cabo el aprendizaje es imprescindible que tanto el acto de aprender como el educador (ya sea madre, padre o profesor) han de estar impregnados de una importante carga afectiva pues sólo aquello que es portador de afecto consigue un hueco en nuestra memoria.